¿Qué son los zapatos de contacto?

Los zapatos de contacto, del tipo que se fijan justo en tus pedales, requieren de un poco de práctica para acostumbrarte a ellos, pero te ofrecen muchos beneficios. Te ayudan a hacer un uso más eficiente de tu potencia, de forma que se desperdicie menos de ella. Sus suelas rígidas te aseguran que la energía que creas con tus piernas se transfiera directamente a impulsar tu bici. También te permite aprovechar todo tu pedaleo, incluyendo el pedaleo hacia arriba, ya que tus pies están fijos a tus pedales. Una vez que has fijado tus pies, tienes más control de tu bici y tus pies se mantienen en una posición óptima en tus pedales. De esta forma, puedes disfrutar de tu paseo o enfocarte en entrenar duro sin tener que reajustar tus pies cada que das algunos pedaleos.

¿Hay una diferencia entre los zapatos de clip y de contacto?

Para nada. Estos dos términos, de contacto y de clip, se refieren al mismo tipo de zapato, uno que usa una placa fijada a la suela para fijarse a tus pedales. Los zapatos de clip también son llamados zapatos de contacto simplemente porque no necesitan el uso de clips en la punta (las jaulas que en ocasiones ves fijadas a pedales planos).

¿Cómo funcionan los zapatos de ciclismo de contacto?

Es importante saber cómo los zapatos de ciclismo y los pedales trabajan juntos, o puedes terminar comprando las partes equivocadas. Hay tres componentes principales para cualquier sistema de contacto: la suela, la placa y el pedal. Las suelas de los zapatos de contacto tienen un patrón específico de orificios que aceptan placas específicas, normalmente de 2 o 3 pernos. Los pedales de clip están diseñados para ser compatibles con uno de estos patrones específicos. Es importante que te asegures de que todas tus partes tienen el mismo patrón (de 2 o 3 pernos), o no podrán funcionar juntas.

Tipos de placas y pedales

La mayoría de los zapatos y pedales de contacto están configurados con sistemas de sujeción de 2 o 3 pernos que usan pernos hexagonales para conectar tus zapatos a tus pedales. Recuerda, tus zapatos, placas y pedales deben usar el mismo sistema con el mismo patrón de orificios.

Sistema de 2 pernos

Este sistema también es comúnmente conocido como SPD, que es el acrónimo de Shimano Pedaling Dynamics. Los zapatos de 2 pernos tienen placas empotradas que hacen que sea más fácil caminar y usarlas en todo tipo de terreno, y las placas están hechas de metal, por lo que suelen tener una larga vida útil. Cuando alguien dice “placas de bici de montaña”, probablemente se refieren a placas de 2 pernos. También tienes la opción de comprar pedales de 2 pernos de doble lado, que hacen que fijarte al pedal sea incluso más fácil. Los sistemas de 2 pernos se usan para todo desde traslados diarios, hasta ciclismo de montaña, paseos largos, paseos en grava y ciclocross.

Ve cómo fijarte a los pedales

Sistema de 3 pernos

Los zapatos de ruta de 3 pernos tiene placas expuestas que hacen que sea más difícil caminar con ellos, y las placas están hechas de plástico, por lo que requieren ser reemplazadas con más frecuencia. Pero la plataforma ancha de la placa proporciona una mayor transferencia de potencia y mejor distribución de la presión a lo largo de la suela de tu pie para que tengas menos puntos calientes. Los sistemas de 3 pernos se utilizan principalmente para paseos de ruta y carreras.

Ve cómo fijarte a los pedales

Consejos para iniciar con tu configuración de contacto

Aprender cómo usar zapatos de ciclismo y pedales de contacto requiere práctica, y es normal sentirse nervioso al respecto. La mayoría de las personas se preocupan de sufrir una caída vergonzosa. Pero, si preguntas a otras personas, todos los que los usan tienen una historia de una caída, incluso los profesionales. La mayoría de las caídas suceden cuando vas a baja velocidad, normalmente cuando tienes que detenerte en una parada. Estas son algunas formas en las que puedes prepararte para el éxito y comenzar a disfrutar de los beneficios de una configuración de contacto con tan pocas caídas como sea posible. Y cuando te caigas, simplemente recuerda que no tienes por qué sentirte avergonzado; ¡nos sucede a todos!

• Pide al vendedor que te muestre cómo usar tus zapatos y pedales en una bici estacionaria en la tienda.
• Practica fijar y soltar el pedal en un jardín o parque para que, si caes, sea sobre pasto suave.
• Suelta el pedal antes de que llegues a una parada; simplemente mantén tu pie descansando sobre el pedal. Esto reduce las posibilidades de que no puedas girar el pie para soltar el pedal, ya que el equilibrio se vuelve más difícil conforme bajas la velocidad.
• ¡Recuerda girar el pie! Con la mayoría de las configuraciones de zapatos y pedales de contacto, no puedes simplemente soltar el pedal levantando el pie hacia arriba como lo harías con un pedal de plataforma.
• No te preocupes si tienes problemas para fijarte al pedal de nuevo cuando vuelvas a rodar. Llega a una velocidad en la que puedas equilibrarte bien, después deja que la bici siga avanzando con el impulso y fija el pie que está suelto.

¿Cómo ajustar lo difícil que es girar el pie para soltar mis pedales?

La flotación es la cantidad de movimiento del pie de lado a lado que te proporcionan tus placas cuando estás fijado a tus pedales de contacto. Tener una pequeña cantidad de flotación generalmente se considera como algo bueno. Ayuda a reducir las probabilidades de una lesión de rodilla al permitir que tu pie se mueva naturalmente a lo largo de tu pedaleo, a diferencia de estar bloqueado en una posición. Esto puede compensar pequeñas desalineaciones de tus placas y pedales.

La flotación se mide en grados, y los fabricantes con frecuencia codificarán con colores sus placas de acuerdo con la cantidad de flotación que proporcionan. La flotación se encuentra más comúnmente en placas de zapatos de ruta, pero algunas placas de ciclismo de montaña la ofrecen también. La mayoría de los ciclistas prefieren un punto entre los 4 y los 9 grados de flotación, pero algunos prefieren rodar fijos, con cero grados de flotación y sin movimiento lateral, ya que esto les permite un poco más de transferencia de potencia.

¿Cómo ajusto lo difícil que es girar el pie para soltar mis pedales?

La tensión del pedal es lo que hace que sea más fácil o difícil sujetar y soltar tus pedales. Puedes ajustar la tensión usando los tornillos especiales que normalmente se encuentran en el lado inferior del pedal. Una tensión más baja es muy útil cuando eres nuevo con los pedales de clip, y hace que sea más fácil girar tu pie para soltar el pedal. Sin embargo, una tensión demasiado baja puede permitir que tu pie suelte el pedal accidentalmente, lo que niega los beneficios de usar una configuración de contacto.

Artículos relacionados

Los zapatos de ciclismo de interiores más vendidos

Uruguay
You’re looking at the Uruguay Trek Bicycle website. Don’t worry. We’ve all taken a wrong turn before. View your country’s Trek Bicycle website here.