1. Loading...

En los deportes profesionales, más que ganar, lo importante es formar campeones. Alberto Contador destaca entre los grandes del ciclismo debido al gran trabajo que realiza para la fundación que lleva su nombre.

¿Por qué hay que animar a Alberto Contador en el Tour de Francia de este año?

La Fundación Alberto Contador es una organización sin ánimo de lucro con sede en Pinto, una encantadora localidad española de 50.000 habitantes, situada al sur de Madrid. Alberto nació en Pinto y solía volver corriendo de la escuela para quitarse el uniforme y ponerse su ropa de ciclismo. Se preparaba un bocadillo a toda prisa y salía disparado para montar en bicicleta hasta el anochecer. Sus amigos le gritaban “Induráin” cuando le veían pasar en bicicleta, en referencia al cinco veces ganador del Tour de Francia, Miguel Induráin. Para algunos, Alberto ha eclipsado su palmarés, gracias a sus 67 victorias profesionales, incluyendo la Triple Corona: el Giro de Italia, el Tour de Francia y la Vuelta a España.

“La Fundación Alberto Contador lleva mi nombre”, dice Alberto, “aunque hay mucha gente involucrada en este proyecto que trabaja muy duro”. La persona que lleva las riendas de dicha fundación es Fran, su hermano mayor. Fran y Alberto compartieron habitación durante la mayor parte de su infancia y, hoy en día, siguen muy unidos.

“Mi hermano Fran es el director de la organización”, explica Alberto “y sin él, sería imposible conseguir todas estas cosas. Hablamos cada día, ya que también es mi director. La fundación le exige mucho, tanto física como emocionalmente y requiere mucho tiempo. Es una persona de confianza y su presencia es fundamental”.

La idea de crear una fundación surgió en el año 2010, cuando Alberto ya había ganado cuatro grandes vueltas (incluyendo el Tour de Francia de 2007 y 2009) y tenía recursos suficientes para que se convirtiera en una realidad. Inspirándose en los desafíos a los que se tuvieron que enfrentar él y su familia cuando solo era un niño, el deseo de Contador era conseguir que más niños pudieran practicar el ciclismo. De allí surgió la idea de crear una escuela de ciclismo para niños de 6 a 14 años de edad.

“Cuando era joven”, dice Alberto, “aprendí lo difícil que era conseguir una bicicleta e, incluso, ropa de ciclismo. Mis padres trabajaban muchas horas, pero no tenían medios económicos suficientes como para comprarme ropa de ciclismo. Y comprarme una bicicleta suponía un auténtico sacrificio para ellos. Esta es una de las razones por las cuales la fundación tiene tanta importancia para mí. En esos tiempos no había escuelas de ciclismo. Todo giraba en torno al fútbol y al Real Madrid. Para mi es un orgullo poder ofrecer esta oportunidad a esos chicos. No solo porque he conseguido labrarme un futuro en el ciclismo, cosa que ellos también podrán hacer, sino también porque el ciclismo te enseña una serie de valores que te ayudan en la vida. Hay pocos deportes que puedan ofrecerte lo mismo”.

Fran, que ha jugado un papel fundamental en la carrera profesional de su hermano desde el principio, ya reconoció el impacto que Alberto podía tener en los chicos de su comunidad. “Creamos la fundación en el año 2010”. “Todos conocían el palmarés de Alberto en el ciclismo profesional y debido a este reconocimiento, se sintió obligado a hacer algo más que competir. Estaba en una situación privilegiada, ya que podía motivar a la gente y poner proyectos en marcha. El ciclismo es su vida, su pasión. Gracias a su fundación ahora puede contribuir a la creación de un mundo mejor, así como devolver todo aquello que el ciclismo le ha regalado”.

Ya desde el principio, el objetivo era doble. En primer lugar, los hermanos querían aumentar el nivel de concienciación en torno a los derrames cerebrales, una enfermedad que sufrió Alberto durante una competición en 2004. En segundo lugar, se trataba de promocionar y desarrollar el ciclismo a través de todo tipo de actividades.

“Todo lo que hacemos se articula en torno al concepto de responsabilidad o compromiso social”. dice Fran. “Queremos que la gente se conciencie de una afección como el ictus que afecta a un gran número de personas y que, en España, es la segunda causa de fallecimiento entre los hombres. Además, queremos que la gente se familiarice con las bicicletas. Las bicicletas han dado mucho a nuestra familia. Y hoy no estaríamos aquí si no fuese por las bicicletas y el ciclismo”.

Bicis Para La Vida, o Bikes For Life, es otro de los proyectos más importantes de la fundación. Los hermanos Contador se han unido a otras organizaciones sin ánimo de lucro españolas, como la Fundación Ananta, la Fundación Seur y la Asociación de Minusválidos de Pinto para poder ofrecer una segunda vida a las bicicletas abandonadas.

“Este programa”, explica Alberto, “permite a los donantes ofrecer grandes oportunidades con bicicletas que, de otro modo, dejarían de utilizarse”. “Buscamos personas en toda España que nos puedan donar sus bicicletas viejas y abandonadas”, afirma. “Recogemos las bicicletas aquí, en nuestro almacén de Pinto. Una organización para personas discapacitadas nos ayuda a hacer un inventario de las bicicletas y a repararlas. Una vez reparadas, regalamos las bicicletas a aquellos que las necesitan: centros de refugiados, internados, otras organizaciones sin ánimo de lucro, etc.”

Muchos de los trabajos de la fundación recaen en personas con necesidades especiales como, por ejemplo, las tareas de mecánica. Esta es una de las cosas que toca más de cerca a Alberto y a Fran. Raúl, su hermano pequeño, tiene parálisis cerebral, algo de lo que nunca suelen hablar, aunque, ciertamente, es una de sus motivaciones principales.

“Podíamos haber elegido a mecánicos profesionales” afirma, “pero lo preferimos de esta forma. Nuestros mecánicos tienen una gran motivación. Quieren sentir que forman parte de la sociedad. Tienen un trabajo y, quién sabe, quizá en un futuro, encuentren trabajo en una tienda de bicicletas”.

El lugar donde se encuentra la sede central de la fundación no podría ser más prosaico: un almacén polvoriento y repleto de bicicletas usadas. Pero su esencia es realmente maravillosa, algo que brota de su gran potencial. Alberto y Fran lo tienen siempre presente. La bicicleta te puede ofrecer muchas oportunidades en la vida. Y Alberto es un buen ejemplo de ello.

La Trek personalizada de Alberto

Hemos diseñado una bicicleta de carretera Project One edición especial con un programa de pintura exclusiva para Alberto Contador. ¡Está disponible para ti durante un periodo de tiempo limitado! Dedscubre su Émonda personalizada.

Ver la bicicleta

Grupo de comparación de productos

Empezar a comparar
España / Español
You’re looking at the España / Español Trek Bicycle website. Don’t worry. We’ve all taken a wrong turn before. View your country’s Trek Bicycle website here.