Montaña: Más madera del Test de usuario de la Fuel EX5

26/04/2010

Cambiar el tamaño de fuente:-+

Si aún no has leído a nuestro primer 'probador amateur' de la Trek Fuel EX 5, estás a tiempo de conocer cuáles son sus impresiones sobre esta bici de doble suspensión que ha estado exprimiendo al máximo por la sierra de Madrid durante toda una semana.  Esto es un extracto de todo lo que nos ha ido contado Santiago Herrero. Si quieres leer su cuaderno de bitácora completo suíguelo en el blog de Bike.

"Realmente esta bici es adictiva; cuanto más la usas más te gusta. Lo digo completamente en serio. Deberían ponerle un aviso en algún sitio para que todo el que se la compre sepa a lo que se enfrenta, y los que tengan dudas de si comprársela también.

Hasta ahora únicamente la he saboreado por las pistas de la casa de campo y por la ciudad de Madrid, mañana la llevaré a la montaña para descubrir que tal se comporta al exigirle al máximo. Pero de momento, como dije al principio, se nota que crea adicción y siempre quieres más. Esto tiene mucho que ver con el equilibrio que uno siente sentado en el sillín y apoyado en el manillar; es como si de repente te sintieras capaz de manejarla más allá de tus posibilidades. Da gusto empezar a dar pedales cuesta arriba y sentir como que cuesta poco darlos, debe ser por la rigidez de la trasera que me tiene admirado. Como ya dije el otro día: la bici no es ligera si uno la coge en volandas, pero francamente esa sensación desaparece al empezar a pedalear, y se de lo que hablo ya que tengo una bici de rally, una de allmountain y otra de enduro y cualquiera de ellas pesa al menos un kilo o kilo y medio menos.

Lo que quiero expresar hoy es que en los dos medios en los que la he usado hasta ahora: ciudad y pistas disfrutonas sin dificultad técnica, la bici se desenvuelve a la perfección. Acelera bien en las pequeñas “pirulillas” que se hacen entre el tráfico, sube bien los repechos de la ciudad y no te deja colgado con los imprevistos que aparecen al ir “a cuchillo” por la acera y saltar al asfalto y volver bruscamente a la acera y encontrarte con un bordillo superalto y tener que tirar de manillar e impulsar la trasera hacia arriba o tener que saltar de repente un hueco donde debería de haber un árbol que se secó sabe Dios cuando, etc, etc. Además quiero romper una lanza por los Avid juici 3 que, de momento, mañana veremos lo que ocurre; frenan a la perfección y eso que el disco trasero es de 160mm y yo peso unos hermosos 100kg. Lo mismo te paran la bici en la línea del semáforo al final de un cuestón que te permiten dosificar la derrapada en un camino disfrutón. También en estos terrenos se maneja bien la horquilla que, aunque sencilla y de muelle, tiene, para mi peso, el tarado perfecto y permite jugar con la precarga del muelle e incluso bloquear la suspensión si se desea. Lo único que me da menos “feeling” son las cubiertas delanteras, pero eso es algo secundario y perfectamente subsanable. Ah! se me olvidaba, el cambio, al menos de momento, va de fábula a pesar de su aspecto un poquito plasticoso y no tiene nada que envidiar a sus hermanos más caros. No obstante insisto en que mañana le meteré en muchos más aprietos y veremos como responde."